Jul 18

Gastromoto en Navia. Sidrería Cantábrico.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Como todos los sábados, ruteamos buscando sol y buen llantar. Siendo verano, y acompañando levemente el sol, decidimos una vez más, buscar viejas conocidas curvas costeras, que en esta ocasión nos llevaron al occidente de nuestra Asturias.

Desde el corazón de las Cuencas, Mieres natal de todos los gastromoteros de nuestro grupo, nos dirigimos a Gijón desde dónde enlazamos la AS-19 sentido Avilés, para posteriormente tomar la N-632 que ya no abandonaríamos hasta lugar de destino: Navia; pasando por paisajes esplendorosos de playas y acantilados.

Antes de llegar a Navia, paramos a tomar un refrigerio en Puerto de Vega, lugar de peregrinaje de todos aquellos que estudian la persona y el personaje de Melchor Gaspar de Jovellanos, un asturiano de mente clara y un patriota de la España que ayudó a diseñar. Falleció en este bonito pueblo en 1811.

Una vez en el restaurante, destacamos en primer lugar, el amable y cariñoso trato que nos dispensaron.

Disponían de un menú de fin de semana que algunos del grupo degustaron:

Fabada con marisco, con fundamento y sabor destacable.

Ternera asada de segundo ó bonito de temporada en salsa asturiana (una especie de pisto de verduras), ambos platos muy buenos en cantidad y elaboración.

Los más avezados del grupo, se decantaron por pedir unas entradas ligeras, compuestas de zamburiñas y chipirones, ambos platos a la plancha, frescos y que entraron con soltura.

Tras las entradas marinas, estos moteros se metieron 1,7 Kg de un chuletón espectacular, con una carne suave, jugosa y poco fibrosa. De buey decía la carta, y no lo discutimos, pero entre nosotros avivamos en la sobremesa el debate sobre la existencia generalizada de presumir de carne de buey, cuando suele ser vaca vieja, del país y gran calidad… Pero bueno, en este caso no importaba mucho, pues dicho queda de nuevo, el producto era sublime.

Los postres para los más golosos, compuestos de flan, tarta de chocolate… todo casero y que seguía la tónica del resto de los platos previos.

Mantel de tela y buenos cubiertos, comedor amplio y luminoso.

Quedamos muy satisfechos, de ello que nuestra nota colectiva sea de 9, y a buen seguro repetiremos a mucho no tardar.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone
Jun 16

Gastromoto en Verdicio. Rest. la Fustariega.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Una nueva ruta, en este caso ya veraniega, que nos llevó por las carreteras de los cordales del Pedroso y Bufaran, entre Candamo y las Regueras, donde se encuentran los restos de unas grandes trincheras de la Guerra Civil. Desde aquí la carretera nos llevó a la zona costera asturiana recorriendo las playas y acantilados entre Avilés y Gijón, pasando por las Playas de Xago, Verdicio, Bañuges. Recomendamos detenerse en la zona del faro de San Juan en Avilés, donde tendremos unas vistas espectaculares de la zona portuaria y de toda la costa hasta el cabo Vidio, con las maravillosas playas de Salinas. El cabo Peñas es otra parada obligada, donde los acantilados de casi 100 metros nos dejarán sin respiración.

Continue reading
Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone
Jun 05

Gastromoto en Soto del Barco. Mesonín de Tere.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Ya han llegado los días de clima agradable al norte de la península y nosotros los hemos aprovechado para realizar una pequeña ruta por las carreteras comarcales que llevan de Cornellana, pasando por su monasterio, hacia Salas, pasando por Valbona. Unas carreteras muy recomendables.

 Par comer nos acercamos a Soto del Barco, antaño importante cruce de carreteras por donde pasaba todo el tráfico rodado que se dirigía a Galicia por la N-632. Allí nos encontramos con el restaurante-merendero “el Mesonín de Tere”.

 Es un local situado en una casa con jardines. Decoración tradicional asturiana, mantelerías de papel, servicio sin tachas y habitualmente lleno, por lo que recomendamos reservar en el 984056280.

Disponen de un menú de fin de semana por 18 €, compuesto por un montón de primeros y un montón de segundos…hay platos para todos los gustos. La cocina es casera, buenas cantidades, buena preparación de los platos y buen sabor. En general la comida es de notable.

 Nosotros éramos seis en esta ocasión, lo que nos dio la oportunidad de probar un poco de todo: ensaladas, fabada, fabes con potarros, paella, cabrito, lubina a la espalda y cachopo de ternera. Hoy no vamos a realizar una crítica plato a plato, ya que todo estaba muy rico, de notable. Quizás destacar la fabada y el cabrito, como los más redondos de todos.

 

En resumen un muy buen lugar en la zona costera, con buena comida a un precio justo. Nuestra nota un siete.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone