Gastromoto en Colloto. Llagar de Colloto.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Aprovechando un duro día invernal, nuestras monturas nos llevaron a Colloto, una localidad muy cercana a Oviedo, repleta de sidrerías y restaurantes. Algunos ya los hemos puntuado y éste, El Llagar de Colloto, lo hemos visitado en alguna otra ocasión. Es un local muy típico, decoración de antigua bodega/lagar de sidra, con numerosos comedores, comida de calidad y unos precios justos, quizás un par de euros más caro que la media, pero asequible. Su dirección es en la Calle Camino Real-Colloto. Recomendamos reservar en el 985 08 13 39.

El local es enorme, con unos cuantos comedores. Para una comida formal o elegante recomendamos el Llagar, merece la pena por su ambiente. De todas formas  todo está limpio, mantelerías de papel, servicio muy correcto y profesional.

En esta jornada nuestro objetivo era saborear el menú degustación de carne de buey asturiano, disponible por 55 euros más bebidas. Antes de describir la comida una pequeña aclaración, dada la confusión que existe actualmente con la carne de buey en España:

Lo que se suele vender habitualmente en los restaurantes es carne de vaca vieja, no carne de buey (mucho más cara y escasa, ya que bueyes quedan muy pocos en este país desde que el campo lo trabajan los tractores). En España hay pocos locales que dispongan de esta variedad.  Tenemos uno en Jiménez de Jamuz (León) y este de Asturias. Los dos crían su propio ganado, así que no hay engaño.  El sabor de la carne y su ternura nos denotará rápidamente si nos están dando gato por buey.

Pasamos a nuestro menú, para el que recomendamos un vino crianza (Rioja o Ribera, según el gusto), no merece la pena un reserva para disfrutar de esta delicia.

Para empezar tenemos una bandeja con carpaccio de buey, callos de buey, tartar de buey con huevo de codorniz y helado de mostaza. Todo muy rico y de buena calidad, aunque hay que ser aficionado al tartar y al carpaccio, que son carne cruda, aunque está bien especiada y se degusta perfectamente. Los callos de buey poco picantes para alguno de nuestros expertos, aunque estaban correctos de sabor. Las cantidades son pequeñas al tratarse de una degustación.

 Después nos llega una hamburguesa de buey, con patatas,  mostaza y kétchup casero. Tamaño adecuado, sabor espectacular, muy diferente de la ternera, de sobresaliente.

 Y llegamos al plato principal, dos kg. de chuletón de buey para cinco personas (a unos 400 gr. por comensal). Preparado a la parrilla, al punto, con los platos calientes para poder sellar la carne. La preparación perfecta, cantidad adecuada y calidad de sobresaliente. La diferencia de sabor y de olor respecto a la carne de vaca vieja que abunda en el mercado del buey (incluso donde se paga muy bien por ello) se nota inmediatamente. Merce la pena probarla para saber lo que nos perdemos o lo que nos venden.

Como postre un helado de turrón de Verdú, famosa repostería de Oviedo, donde su turrón es uno de los más famosos y caros de España (una barra 25 euros).

 Resumiendo: Local muy adecuado con un servicio muy eficaz y amable. Calidad de los productos de sobresaliente, preparación de notable, precio justo. Nuestra nota un 8,5.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Comments are closed.