Gastromoto en Navia. Sidrería Cantábrico.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Como todos los sábados, ruteamos buscando sol y buen llantar. Siendo verano, y acompañando levemente el sol, decidimos una vez más, buscar viejas conocidas curvas costeras, que en esta ocasión nos llevaron al occidente de nuestra Asturias.

Desde el corazón de las Cuencas, Mieres natal de todos los gastromoteros de nuestro grupo, nos dirigimos a Gijón desde dónde enlazamos la AS-19 sentido Avilés, para posteriormente tomar la N-632 que ya no abandonaríamos hasta lugar de destino: Navia; pasando por paisajes esplendorosos de playas y acantilados.

Antes de llegar a Navia, paramos a tomar un refrigerio en Puerto de Vega, lugar de peregrinaje de todos aquellos que estudian la persona y el personaje de Melchor Gaspar de Jovellanos, un asturiano de mente clara y un patriota de la España que ayudó a diseñar. Falleció en este bonito pueblo en 1811.

Una vez en el restaurante, destacamos en primer lugar, el amable y cariñoso trato que nos dispensaron.

Disponían de un menú de fin de semana que algunos del grupo degustaron:

Fabada con marisco, con fundamento y sabor destacable.

Ternera asada de segundo ó bonito de temporada en salsa asturiana (una especie de pisto de verduras), ambos platos muy buenos en cantidad y elaboración.

Los más avezados del grupo, se decantaron por pedir unas entradas ligeras, compuestas de zamburiñas y chipirones, ambos platos a la plancha, frescos y que entraron con soltura.

Tras las entradas marinas, estos moteros se metieron 1,7 Kg de un chuletón espectacular, con una carne suave, jugosa y poco fibrosa. De buey decía la carta, y no lo discutimos, pero entre nosotros avivamos en la sobremesa el debate sobre la existencia generalizada de presumir de carne de buey, cuando suele ser vaca vieja, del país y gran calidad… Pero bueno, en este caso no importaba mucho, pues dicho queda de nuevo, el producto era sublime.

Los postres para los más golosos, compuestos de flan, tarta de chocolate… todo casero y que seguía la tónica del resto de los platos previos.

Mantel de tela y buenos cubiertos, comedor amplio y luminoso.

Quedamos muy satisfechos, de ello que nuestra nota colectiva sea de 9, y a buen seguro repetiremos a mucho no tardar.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Comments are closed.