Gastromoto en Siero. Rest. La Petaca.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Una ruta por la zona de Langreo nos llevo a visitar los Lagos de la Tornera/Tuilla. Unas carreteras alrededor del Alto de La Camperona nos llevan a una enorme mina a cielo abierto de HUNOSA, hoy abandonada y restaurada, donde se formaron tres preciosos lagos de montaña, en medio de una naturaleza verde y solitaria. Después, siguiendo el valle de Lamuño, nos acercamos a Pola de Siero.

En Pola de Siero nos acercamos para probar la comida del último ganador de la Guía Michigrin (algo que no quiere decir mucho, ya que muchos de sus premiados nos han decepcionado), en este caso el Restaurante La Petaca. Está situado en el centro de la villa, en la C/ Celleruelo, 9. Tel. 984049411. El local es un antiguo bar-chigre de los de toda la vida. Es pequeño, está reformado pero mantiene el ambiente de chigrón asturiano (algo que no es ni bueno ni malo). Los manteles son de tela, pero las servilletas de papel. Los platos son los antiguos de duralex, clásicos de los años 70 (a los pijo-progres les gustara,  a  los que los hemos usado por necesidad quizás no tanto…para gustos colores). Las mesas son diminutas para cuatro comensales (me recuerdan a las de Paris), algo que habría que mejorar (o mesas más grandes o menos mesas, las dos cosas NO). El servicio amable y correcto.

 Disponen de una pequeña carta, aunque su fuerte es el menú del día (11 € semanal y 16 € el finde). Son menús correctos, platos simples pero bien presentados. Este fin de semana tenían en el menú ensalada de cecina y queso de cabra (correcta) y fabada. De ésta tenemos que decir que estaba muy buena (sin llegar al nivel de nuestras favoritas), bien presentada y con buen sabor. El compango correcto. Dejan el perolo, detalle positivo para poder repetir si a uno le apetece.

 Como segundos un hojaldre de gulas y champiñones (correcto) y solomillo en salsa (salsa suave y sabrosa, el solomillo bien, no es algo con mucho truco).

 Los postres caseros flan, tarta de queso o de la abuela. Los dos primeros ricos, la de la abuela se notaba mucho el sabor al flanín (necesita mejorar).

El vino del menú un cosechero de barrill rellenado en unas jarras. Se puede probar, no es gran cosa. Para este menú yo añadiría un joven (no mucho más caro y le daría mejor empaque al local).

Resumiendo un local correcto, menú simple pero adecuado, el local necesita mejorar en comodidad para el cliente. Nuestra nota un siete.

Comparte fácilmente si te gusta...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Comments are closed.